Buscar

Asedas y el supermercado de proximidad. Equilibrado, accesible y circular.

En el último medio siglo de historia de la distribución alimentaria hemos asistido a un cambio de paradigma marcado por el desarrollo del supermercado de proximidad. Esta evolución ha estado condicionada por el desarrollo de una estructura empresarial moderna, con características propias en España, que han permitido alcanzar altos grados de eficacia en toda la cadena y un conocimiento profundo y especializado del consumidor y del producto que se comercializa.

Para lograrlo, un factor importante y diferenciador de la distribución moderna española tiene que ver con su estructura y expansión, que presenta características específicas incluso entre unas CC. AA. y otras. Nos encontramos hoy con la convivencia de empresas de carácter regional y de grandes cadenas de supermercados, así como con estructuras empresariales familiares, cooperativas y franquicias que aportan una gran variedad de modelos de tienda y surtidos. Todas ellas ayudan a conformar una oferta en proximidad tremendamente rica y muy competitiva de la que los consumidores se benefician a diario.

El proceso de transformación de los supermercados en España a partir de la década de los 90 y, especialmente, en los primeros años del siglo XXI tiene que ver con el incremento de tamaño que ha permitido competir en precios gracias a una mayor capacidad de compra; con el desarrollo del asociacionismo especialmente reflejado en las centrales de compra que permiten a los más pequeños competir en igualdad de condiciones; el incremento de la inversión en innovación en productos, procesos logísticos, organización interna y comercialización; y, por último, la incorporación de la tecnología en la gestión del surtido, de la logística y del conocimiento del consumidor, entre otros.

“La gran lección de estos años pasados es la continua necesidad de innovación para adaptarse a los cambios que demanda el consumidor”

El conjunto de los agentes que influyen en la distribución de gran consumo (administraciones, asociaciones empresariales y de consumidores, fabricantes y proveedores) deben aportar la suficiente flexibilidad para responder con rapidez a los retos que la sociedad nos plantea y que, en estos momentos, tienen que ver con la necesidad de mantener modelos de negocio sostenibles desde el punto de vista social, medioambiental y económico.

En el caso de ASEDAS, en el momento en que cumplimos 20 años, la gran enseñanza que podemos compartir es la necesidad común de sumar, ayudar, construir y compartir el esfuerzo de todos para lograr un sector de distribución alimentaria mejor para los consumidores. Ese futuro es, sin duda, equilibrado, accesible y circular.